4.15.2006

Dos horas con Cleo

Cleo es caprichosa, mimada, superticiosa, frágil, bella, voluble, amable, sincera, al cabo mujer. Cleo es Cleo, pero se llama Florence en realidad. Durante hora y media la seguimos por la ciudad, mientras espera los resultado de unos análisis clínicos tras una lectura de tarot... Cleo se preocupa, se enternece, se enoja, se desepera y espera.

Sindicada en la Nueva Ola Francesa, Agnès Varda y su película se dedica a la observación de sus personajes, de Paris y sus costumbres, sus espacios y sus usos. Gusto de observar que Varda usará después en sus documentales sobre "los recogedores". La cámara a momentos nerviosa, a momentos laxa, contemplativa o juguetona sigue a los personajes y habitantes de la ciudad. Pero Cleo... es además el espacio de reconocimiento de las varias facetas de la protagonista, como mujer, amante, artista (es cantante), amiga. En un momento ella dice "Mil mujeres habitan en mí". Es en esta exploración personal, busqueda de respuestas íntima, que la cinta crea sus símbolos: espejos, angeles, gatos, sapos; y crea sus recorridos: el metro, el taxi, el cine, la casa, el bus.

Entonces Cleo se convierte en una pequeña Ulyses joyciana, sus nimiedades se convierten en la referencia de una humanidad más amplia, sobretodo femenina, que busca seguridad y respuestas para sus miedos y dudas, a la muerte y al amor. Es pues el viaje del oscurantismo superchero a la iluminación personal; y todo en menos de dos horas, total uno no sabe cuando la verdad le está por llegar.

Cléo de 5 á 7. Ficción 90 min. - Francia/Italia, 1961 - Dir. Agnès Varda

1 Comments:

Anonymous Luis Ramos said...

Cleo es uno de los personajes femeninos mas poderosos y encantadores que he visto en mucho tiempo.
Ando obsesionado con la canción que aparece hacia la mitad de la película.
¿Alguien tiene ese tema de Michel Legrand interpretado por Corinne Marchand?

16.4.06  

Publicar un comentario

<< Home