7.18.2006

Menú para el espíritu

Refundida entre las tradicionales calles de Barranco, un pequeño local de toldo rojo y tímido farol anuncia en su pizarra, a media acera, un menú poco común. Es alimento para el espíritu. Cualquier parroquiano despistado podría confundir el recibidor y el pasadizo largo que termina en una boca oscura con algún restaurant extravagante o hechizo. ¡Qué raro local!

A pesar, de la barra del recibidor, no se vende tragos, ni piqueos, sino pines, revistas. Ahí se cobra la colaboración de ley (pueden decirle entrada, si quieren). El corredor a continuación, plagado de carteles, todos de cine, desembocan en una sala pequeña con butacas anacrónicas. Es El Cinematógrafo: un lugar casi mítico, siempre había escuchado de él, o lo había visto en el listín del periódico, pero nunca lo habia visitado. Es un ambiente pequeño, con aire de añoranza por el viejo cine, como sus butacas; o mejor dicho, por el viejo rito del cine: ese de ver y sentir. Acogedor, apacible, amable.

La oferta varía con el día: documentales, cine asiático, clásicos, películas peruanas, como para que el ojo no se engolosine, o se quede famélico, una dieta variada para que uno saboree de todos los manjares del orbe. Una propuesta interesante que enriquece una cartelera que nos acostumbra a popcorn y gaseosita light. De hecho, esa es una de las funciones importantes de un cineclub.

En esta primera (única, pero no última, espero) vez en El Cinematografo, vi ¿Donde está la casa de mi amigo? de Abbas Kiarostami, una película iraní sencillísima pero también muy poderosa. Tierna, alegre, solidaria, profunda. Me sentí bien de poder visionarla. Por ahora, no suelo viajar mucho a Lima, pero ya hay una escusa más para (volver a) ir.

Pd. Gracias a Rafo y Angie por compartir la aventura.

1 Comments:

Blogger Oscar Pita-Grandi said...

Y mañana sábado en la noche es la "reunión" cinéfila en El Cinematógrafo. (anda a su blog) Dicen que con galletitas y chocolate a la salida de la proyección de cortos de Godard en la vía pública... lo cierto es que los cigarros y las cervezas suplieron muy bien a las galletitas y al chocolate la última vez.

21.7.06  

Publicar un comentario

<< Home